Quiebre y Crisis

El ego se resquebraja. Todo lo que nos definía, ya parece que no lo hace tanto. Nuestras seguridades caen como las hojas en otoño. Es el momento de La Torre. La caída nos mostrará la verdad. Todo se vuelve transparente como el cristal.

Palabras claves: Desastre - Agitación - Revelaciones - Ruptura - Crisis - Cambios

Numerología: 16

Descripción de la carta:

La Torre está representada en el Tarot de Marsella con el nombre “La casa de Dios”. Vemos una alta torre, edificada en ladrillo, de supuesta fortaleza y seguridad. Lo que nos dice esta carta es que, en realidad, nada es seguro, nada es controlable. Vemos una pluma que aparece como caída del cielo, provocando un viento que quiebra la torre y hace caer a sus habitantes, quienes muestran una inusual cara de pánico. La base de la Torre se ve sólida. No ha sufrido el desastre, aunque igual se verá afectada de alguna manera. La carta denota la aparición de un suceso drástico e inesperado. Ciertamente, los dos hombres que caen no estaban preparados y lucen bastante sorprendidos. La carta remite a estos cambios repentinos, que parecen un rayo que parte al medio la tierra. El desastre sin embargo, da lugar a escenarios positivos eventualmente.

En una lectura

Cuando aparece la carta de La Casa de Dios, o La Torre como se la llama usualmente, nos anuncia cambios, movimientos, desastres, irrupciones, sorpresas, terremotos emocionales. Un divorcio, una separación, la muerte de alguien cercano, la pérdida del empleo, o la falta de dinero suelen ser algunos posibles escenarios. El cimbronazo se hará sentir, pero al final verás que renacerás de esta experiencia en principio shockeante. La crisis dará lugar a decenas de oportunidades que no deberás dejar pasar. Pero además, la Torre representa un amurallamiento de uno mismo, un encierro en el ego. También una zona de confort demasiado rígida, que no da lugar a lo nuevo. Cuidado, el cambio vendrá con todo y no saldrás ileso. El ego se destruye y da lugar a un ser más consciente de sí mismo, más vulnerable pero más sabio. En el amor, hay separaciones, dudas, cuestionamientos, divorcios, distancias. En el trabajo, no es momento de cuestionar la autoridad. En la salud, hay que cuidarse del estrés y los nervios, ya que pueden impactar en el sistema circulatorio y nervioso.

Carta invertida

Cuando esta carta aparece invertida, vemos un escenario similar a cuando sale del derecho. Cambios, crisis, rupturas, movimientos están avecinándose, pero hay una realidad y es que te estás resistiendo a que ellos se manifiesten. En el amor, es una etapa de replanteos, de dudas. Es clave que, si estás en pareja, apuestes al diálogo y la comunicación. La honestidad será un punto primordial para sacar adelante la relación. Si estás solo, no es el mejor momento para conocer gente. En todo caso, no es buen momento para iniciar relaciones afectivas. Sí lo es para divertirte, salir, disfrutar del momento. En el trabajo, puedes estar pasando un mal momento. No estás conforme con las condiciones de trabajo, o con tu tarea. Tal vez pases por un momento de depresión y confusión. No tiendas al choque. Es un momento para buscar la paz y el consenso en los espacios sociales. En la salud, no tienes control de ti en este momento. Estás disperso, caótico, torpe. Sé precavido, actúa despacio y consciente. Trata de hacer actividades que te generen placer y te relajen.

Consejos de El Mago

Aprendes más de ti mismo en el caos que en la tranquilidad. Transita la caída, el caos, la crisis. Las rupturas traen nuevos caminos que descubrir. Adéntrate en el movimiento, en el fluir. Aprende a oír a pesar del ruido. Mantiene tu paz en medio del mayor caos. Libérate del ego. Sal de las construcciones rígidas y ficticias que tú mismo te has creado. Reconoce tus límites, y los prejuicios que cargas en tu espalda. Ríete del drama. Y atraviésalo con fuerza y entereza. Siente los duelos en el cuerpo. Llora, angústiate. Escribe, saca para afuera todo lo que sientes. En medio del terremoto, fluye con él.