Moderación y Equilibrio

La Templanza representa otra virtud cardinal, al igual que la justicia y la fortaleza, que nos induce a hacer las cosas con moderación. Principalmente, nos invita al control, a la medida, al equilibrio. Nos llama a templar las emociones, para no caer en los extremos a los cuales nos dejamos llevar por las pasiones más instintivas. Es además una carta que remite a la curación, la sanación, pero también la protección de algo divino, que está por encima nuestro. En la carta observamos una figura femenina alada, que posee una vasija en cada mano. Entre ellas circula el agua, que alude a nuestra vida emocional. El agua cura, purifica. Es importante notar que el agua circula entre las dos vasijas, templándose. Éste es el sentido de la carta. La moderación, la templanza, el justo equilibrio entre dos puntos. Nótese que la carta de la Templanza aparece después de la carta del Arcano sin Nombre. Ahora hay espacio para una nueva individualidad, más consciente de sí misma. La figura ha renacido, ha transitado una muerte simbólica que le ha provisto de una divinidad particular. El ángel de la carta ha aprendido a ser paciente, a entender y controlar sus emociones, que fluyen y florecen en la más fértil primavera.

Palabras claves: Moderación - Auto-dominio - Paciencia - Medida - Curación

Numerología: 14

Descripción de la carta:

La Templanza representa otra virtud cardinal, al igual que la justicia y la fortaleza, que nos induce a hacer las cosas con moderación. Principalmente, nos invita al control, a la medida, al equilibrio. Nos llama a templar las emociones, para no caer en los extremos a los cuales nos dejamos llevar por las pasiones más instintivas. Es además una carta que remite a la curación, la sanación, pero también la protección de algo divino, que está por encima nuestro. En la carta observamos una figura femenina alada, que posee una vasija en cada mano. Entre ellas circula el agua, que alude a nuestra vida emocional. El agua cura, purifica. Es importante notar que el agua circula entre las dos vasijas, templándose. Éste es el sentido de la carta. La moderación, la templanza, el justo equilibrio entre dos puntos. Nótese que la carta de la Templanza aparece después de la carta del Arcano sin Nombre. Ahora hay espacio para una nueva individualidad, más consciente de sí misma. La figura ha renacido, ha transitado una muerte simbólica que le ha provisto de una divinidad particular. El ángel de la carta ha aprendido a ser paciente, a entender y controlar sus emociones, que fluyen y florecen en la más fértil primavera.

En una lectura

Cuando aparece la carta de La Templanza, nos llama a la vía del medio, a templar las pasiones, a hacernos conscientes de lo que nos pasa y a reconectarnos con el mundo nuevamente. Posiblemente estemos en un momento en que nos vamos a los extremos, nos dejamos llevar por situaciones, personas, emociones. La Templanza nos invita a equilibrarnos, a sanarnos, a curar heridas pasadas. También a hacer meditación, terapia, a conectar con el silencio y con la espiritualidad. Es buen momento para hacer yoga por ejemplo. O actividades en las cuales podamos estar conscientes de la respiración, como pilates. En el amor, es buen momento. Habrá comprensión, compañía, tranquilidad. En el trabajo, es un momento positivo para asociaciones. Tendrás estabilidad y te llevarás bien con tu entorno. La moderación será un punto a favor en los espacios laborales. En la salud, vivirás nuevos influjos de energía, te sentirás renovado.

Carta invertida

Cuando la carta de La Templanza aparece invertida, vemos impaciencia, ansiedad, falta de control, desequilibrios y falta de mesura. Hay tensión y enfrentamientos con los demás. En cuestión de relaciones, no encuentras la forma de expresarte correctamente, y podrás ser un poco agresivo con tu entorno. Tienes que encontrar qué es lo que te está afectando. ¿Es algo que vale la pena? ¿Es algo que puedes controlar o que te excede? En el amor, hay tensión. Si no estás en pareja, es probable que caigas en conductas auto-destructivas y relaciones que no sumen nada en tu vida. En el trabajo, no hay entendimiento. Tampoco colaboración, ni te apoyas en el trabajo en equipo. Por el contrario, te aíslas y no dejas que las personas te ayuden o contribuyan a tu crecimiento. Tampoco contribuyes al crecimiento de los demás.

Consejos de El Mago

Modérate. Equilibra tus ideas, tus emociones. Cuida tu cuerpo. Nada, métete al mar, báñate, sumérgete en el agua. Sumérgete en tus emociones. Pero identifica las que pueden destruirte fácilmente. Encuentra el punto medio en todas las cosas. Identifica las personas que te corren de ese medio. Comparte experiencias con los demás. Témplate. Respira. Vuélvete más consciente de cada movimiento que efectúas. También de cada palabra que dices libremente y envías al universo. Cree en tu intuición. Utilízala a tu favor. Observa las señales a tu alrededor. Escucha tus deseos más profundos. Camina. Medita. Viaja, aunque sea a un lugar cercano. Crea momentos de placer, tuyos, hechos a medida. Vive el arte. Sé curioso. Conoce personas nuevas. Escribe acerca de lo que te pasa, de lo que sientes.