Receptividad e Intuición

La Luna representa el arquetipo femenino materno, la Madre cósmica. Es uno de los símbolos más antiguos de la humanidad y la receptividad es su característica esencial. Al reflejar la luz del sol, nos ilumina en la profunda noche con su humilde receptividad.

El Arcano XVlll es también el representante del inconsciente y de todo lo que sucede en él. Manifiesta tanto la ilusión, el mundo de los sueños, de lo imaginario como el miedo, la ansiedad, la inseguridad y aquello a lo que no podemos acceder, ya que está oculto en nuestro lado más oscuro.

Palabras claves:

Numerología: 18

Descripción de la carta:

En el Tarot se representa a La Luna con un rostro, pero este no nos mira de frente. Perfilada, vemos una luna creciente en formación. Un parte de ella se nos presenta oculta, invisible a nuestros ojos, simbolizando el misterio del alma, lo secreto, todo aquello a lo que no podemos acceder.

Los rayos que emana son su sabiduría antigua, y nos indican su capacidad vital, la fecundidad oculta. El azul del cielo es símbolo de intuición y espiritualidad. La Luna se vincula, influenciándolos, con los ritmos biológicos: tiene el poder de mover el agua, afecta las mareas, los ciclos femeninos, y es parte del paso de la vida a la muerte.

Habla de las emociones guardadas en lo más profundo de nuestro ser. Muchas veces las ocultamos inconscientemente porque nos resultan dolorosas y no nos atrevemos a sacarlas a la luz. Este bloqueo nos puede generar miedos proyectados hacia nuestro presente y futuro, inmovilizándonos. Hacer consciente esta información oculta nos permitirá resolverla y superarla, para avanzar libres de temores y oscuridades.

En una lectura

En una lectura, La Luna nos habla de un tiempo donde reina la confusión, donde la incertidumbre influye y condiciona el presente, pasado y si no logramos salir a tiempo de ahí, oscurecerá el futuro también. Esta carta tiene que ver con el miedo que inmoviliza, aquel al que debemos sobreponernos para avanzar y superar el momento de confusión y nubosidad. Habla de todo aquello que muchas veces no podemos ni nombrar, pero es parte de nuestro ser. Nuestras sombras nos acompañan y forman, también. Conocerlas y entendernos con ellas nos ayudará a superarlas y atravesar el túnel hacia un futuro fértil. Cuando La Luna ilumina, no lo hace con claridad. Suele generarnos la ilusión de que algunas cosas son de tal o cual manera, para que luego el Sol al amanecer nos descubra lo confusa que era nuestra mirada. Recuerda que no todo es como parece, y debemos estar atentos a percibir la realidad lo más cerca posible de como realmente es.

Carta invertida

Esta carta invertida nos puede traer buenas noticias. Habla de la superación de miedos, la resolución de confusiones y la superación de tristezas. La luz se hace más fuerte y nos permite ver hacia donde avanzar. La confusión se disipa con la llegada del amanecer. Es hora de apoyarte en tu intuición y avanzar con la tranquilidad de que lo peor ya pasó.

Consejos de El Mago

En la oscuridad de la noche confía en tu intuición. Déjate guiar por el claro de luna. Es momento de que confíes en lo que sientes y crees, da lugar a tu voz interior y permite que esta resuene más fuerte que todo a tu alrededor. Anímate a confesar tu parte secreta, amigate con ella. Conoce tu interior, no temas a tu oscuridad, todos estamos hechos de sombras. Conócete en profundidad y busca sanar tus heridas. La libertad que alcanzaras te hará flotar con cuerpo y alma. Es hora de que enfrentes tus pesadillas y sueñes el futuro que anhelas para ti.