Pausa y Evaluación

En el camino del aprendizaje que nos enseña el tarot, nos volvemos conscientes que es necesario frenar para enfocarnos y poner atención en lo que realmente queremos. Es el momento de El Ahorcado. Carta pasiva y por momentos incómoda, ya que nuestras manos están atadas. Es momento de meditar y observar.

Palabras claves: Pasividad - Suspenso - Sacrificio - Meditación - Postergación

Numerología: 12

Descripción de la carta:

La carta de El Ahorcado representa una situación que hay que atravesar, caracterizada por la espera, el impasse, la pausa, el retiro, la observación desde afuera. Se trata de una carta que nos invita a observar como testigos, de una forma puramente pasiva y quieta. El Ahorcado se encuentra sujetado por un tobillo. Podríamos pensar que esto lo incomoda. Pero no. El Ahorcado se encuentra tranquilo, con una pierna cruzada en 4 (lo que nos recuerda a la posición en la cual se encontraba El Emperador). El Ahorcado está confiado en que el tiempo y el retiro le mostrarán el camino a seguir, aunque a diferencia del Emperador, no hace su inmersión en el mundo de forma activa y poderosa. La postergación se hace necesaria en este momento. Nos recuerda un poco a La Papisa, quien se encontraba en un proceso de incubación. Aquí vemos algo similar. También nos representa sacrificios, duelos, tránsitos, ciertamente siempre nos habla de procesos.

En una lectura

Cuando aparece la carta de El Ahorcado en una lectura, nos habla de un tiempo de pausa, de espera, de retiro, de meditación y evaluación de una situación o una persona. También nos invita al silencio, a la quietud, a la escucha, al análisis. No es tiempo de apresurarse, y tampoco de lanzarse a actitudes impulsivas o proyectos nuevos. Primero hay que evaluar las opciones antes de elegir. Las elecciones tienen consecuencias a largo plazo y esto es bueno recordarlo. En una situación, la carta nos dice que estamos con las manos atadas. No podemos hacer nada, sino esperar y ver cómo se resuelve sola una situación. En el amor, hay quietud, estancamiento. Lo mejor es no tomar grandes decisiones ahora: mudanzas, viajes, hijos, no son una buena idea en este momento. Evalúa si la persona que está a tu lado es con quien quieres compartir tu tiempo y tu amor. En cuanto al trabajo, no es momento de cambios. Tal vez te sientas estancado, o poco productivo. Ten paciencia, esto puede revertirse. No te aísles, pero ten en cuenta tus opciones. Es tiempo de evaluación. En la salud, tal vez pases por un período de dejadez, de falta de interés. Puede que no estés ejercitando lo suficiente o que no te estés alimentando correctamente. Sé más activo planificando tu día y priorizando tu salud.

Carta invertida

Cuando esta carta aparece invertida, nos habla de indecisión, de demora no deseada, de ansiedad. También puede representar sacrificios excesivos o martirio. También puede hablarnos de estancamiento. Si estás dejando que las cosas se sucedan sin poner de tu parte, tal vez debas pensar si esto es lo deseable. A veces debes propiciar los cambios por ti mismo. Entender que debes ser responsable en tus acciones y pensamientos. En el amor, nos indica que tal vez estés teniendo relaciones cortas pero muy intensas. Vívelas disfrutando del momento. Todas estas relaciones sumarán a tu vida, y seguramente luego te queden lindas amistades de aquellos momentos compartidos. En el trabajo, no estás conforme con tu empleo. Tal vez haya un despido en puerta, o una renuncia. En todo caso, tú eres el encargado en este momento de dar una vuelta de tuerca a la situación que te está asfixiando un poco. Piensa las cosas antes de actuar. En la salud, ten cuidado con accidentes o distracciones. No estás ocupándote mucho de tu cuerpo en este momento, así que ten prudencia. Muévete despacio, no realices deportes extremos. Camina, anda en la naturaleza, respira.

Consejos de El Mago

Observa. Mira las cosas desde distintas perspectivas. Ponte en el lugar del otro. Experimenta la empatía. Evalúa bien cada situación que se te presente. Haz una pausa. Retírate. Disfruta del silencio. Escucha a tu alrededor. Camina. No actúes. Espera. Reposa. Descansa. No te dejes llevar por el impulso ni por el apuro. Es momento de tomarte las cosas con calma. No te hagas preguntas. Sólo atestigua lo que sucede alrededor. No te presiones. No te dejes estar: el cuerpo es nuestra casa. Duerme bien. Toma las decisiones de forma racional. Sé compasivo contigo y con los demás. Utiliza tus pensamientos a tu favor. No te castigues. No dudes eternamente.